Francisco: “Pido perdón por los crímenes contra los pueblos originarios en la conquista de América”

559ea30320f62_515x343 (Copiar)

El Pontífice realizó uno de sus discursos más largos desde que está en el cargo y reafirmó la idea del encuentro entre pueblos y culturas entre otros mensajes.

En su segunda jornada de visita a Bolivia y ante los movimientos sociales en Santa Cruz, el papa Francisco pidió “perdón” en nombre de la Iglesia por “los crímenes cometidos contra los pueblos originarios de América” durante la conquista.

“Quiero decirles, quiero ser muy claro, como lo fue San Juan Pablo II: pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América”, clamó el Papa durante el II Encuentro de Movimientos Populares organizado por el Vaticano y el gobierno de Evo Morales.

En el discurso más extenso que ha pronunciado en su gira sudamericana, Francisco exhortó a los movimientos a no pelearse entre ellos porque parece que “el tiempo se está acabando”. Incluso bromeó sobre la larga alocución al decir: “el cura habla largo” y pidió agua.

El Papa exhortó a cada “cartonero, catadora, pepenador, recicladora” y a todos los movimientos populares a movilizarse porque “pueden hacer mucho” para cambiar el mundo. “Ustedes, los más humildes, los explotados, los pobres y excluidos pueden y hacen mucho. Me atrevo a decirles que el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos”.

Si bien aseguró no tener recetas, Francisco hizo recomendaciones para ese cambio: el primero fue el de “poner la economía al servicio de los pueblos” y oponerse a “una economía de exclusión e inequidad”. También abogó por “devolverles a los pobres y a los pueblos lo que les pertenece” y consideró que “la propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre en función de las necesidades de los pueblos”.

Además, Franciscó afirmó “que ha llegado el momento de un cambio” ante un “sistema que ya no se aguanta”. Y sentenció: “Queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los Pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco”.

“¿Reconocemos que las cosas no andan bien en un mundo donde hay tantos campesinos sin tierra, tantas familias sin techo, tantos trabajadores sin derechos, tantas personas heridas en su dignidad?”, se interrogó el papa. Entonces, clamó: “íDigámoslo sin miedo: necesitamos y queremos un cambio!”.

PARAGUAY ESPERA POR FRANCISCO

Miles de argentinos y paraguayos residentes en el país comenzaron a llegar este jueves a Asunción para participar de los actos masivos que presidirá el papa Francisco en Paraguay, última escala de su gira sudamericana que incluyó a Ecuador y Bolivia.

La movilización de grupos importantes de personas obligó a la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) a montar operativos especiales en los pasos fronterizos de las ciudades formoseña de Clorinda y misionera de Posadas.

Francisco llegará este viernes, alrededor de las 15 hora del Paraguay (las 16 de Argentina) a Asunción, donde hasta el domingo tendrá una agenda cargada pero con sólo dos misas campales, en los que los argentinos esperan poder ver a su compatriota.

El Papa presidirá una misa el sábado en la explanada del santuario de la Virgen de Caacupé, a 40 kilómetros de la capital paraguaya, y otra celebración eucarística el domingo en el parque Ñu Guazú, de la que participarán la presidenta Cristina Fernández junto a sus pares Horacio Cartes de Paraguay, Dilma Rousseff de Brasil y Tabaré Vázquez de Uruguay.

En tanto, la Conferencia Episcopal Argentina estará representada por el arzobispo José María Arancedo, de Santa Fe, y los obispos Eduardo García, de San Justo; Eduardo Taussig, de San Rafael; y Mario Maulión, emérito de Paraná. Los peregrinos argentinos también esperan poder ver al Papa el domingo por la tarde durante el encuentro que el pontífice mantendrá con jóvenes en la Costanera de la capital paraguaya, antes de partir de regresó al Vaticano.

El párroco de Virgen de los Milagros de Caacupé, Lorenzo de Vedia, llegó hoy a Asunción junto con 180 peregrinos, en su mayoría vecinos de la Villa 20 de Barracas que compartían mates y otras actividades con Jorge Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires.

El sacerdote José María “Pepe” Di Paola, a quien Bergoglio protegió cuando fue amenazado de muerte por narcos, viajaba rumbo a Paraguay con un contingente de 120 personas de la Villa Carcova, de la localidad bonaerense de José León Suárez, mientras el sacerdote Basilicio Britez salió en micro desde el barrio Almafuerte, en San Justo, con 60 peregrinos.






Temas: ,



Comentarios

Back to Top ↑