Con un contundente discurso, el papa Francisco cautivó a todos en la histórica visita al Capitolio

francisco-en-cuba-y-eeuu-2095895h350

El sumo  pontífice en hablar ante ambas cámaras dio fuertes definiciones sobre la inmigración, el tráfico de armas, la pena de muerte y el cambio climático, temas que dividen a los legisladores en el Capitolio

Francisco se convirtió hoy en el primer papa de la historia en hablar ante el pleno del Congreso de Estados Unidos, con un contundente mensaje en el que abordó los temas que dividen a los legisladores, como la inmigración, la pobreza, el tráfico de armas y el cambio climático, entre otros temas importantes.

Alrededor de las 9.20 (10.20 en la Argentina), el Papa ingresó al Capitolio, donde fue recibido por el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, el principal artífice de su presencia allí. “Su Santidad, bienvenido, realmente me alegra que haya venido”, dijo el legislador republicano, uno de los 81 legisladores católicos de ambas cámaras, visiblemente emocionado.

Pasadas las 9.45 comenzó la sesión plenaria encabezada por el vicepresidente, Joe Biden, y John Boehner, primero y segundo en línea a la presidencia y ambos católicos.

A las 10, apareció el sargento de armas, quien exclamó: “Señor presidente, el papa de la Santa Sede”. Detrás Francisco entró, en medio de una fuerte ovación, y se subió al estrado en el que el presidente ofrece su discurso anual sobre el Estado de la Nación.

“Queridos amigos, estoy muy agradecido por la invitación para dirigirme a esta sesión conjunta del Congreso en la tierra de los libres y el hogar de los valientes”, dijo el Papa al tomar la palabra, en inglés, citando un pasaje del himno nacional estadounidense.

“Me gustaría pensar que lo han hecho porque yo también soy hijo de este gran continente del cual hemos recibido tanto y al que tanto compartimos una responsabilidad común”, completó.

“La actividad legislativa se debe basar en el cuidado de la gente”, continuó el Papa, quien comparó trabajo de los legisladores con el de Moisés. “Sean como Moisés: hagan leyes justas y dignas”, instó, en un discurso que incluyó referencias a las figuras de Abraham Lincoln, Dorothy Day, Thomas Merton y Martin Luther King y citó la Declaración de Independencia de Estado Unidos.

En otro fragmento, el papa Francisco advirtió hoy que “ninguna religión es inmune a diversas formas de aberración individual o de extremismo ideológico”. “Esto significa que debemos estar particularmente atentos a toda forma de fundamentalismo, tanto religioso como de otro tipo”, agregó.

“Combatir la violencia perpetrada bajo el nombre de una religión, una ideología, o un sistema económico y, al mismo tiempo, proteger la libertad de las religiones, de las ideas, de las personas requiere un delicado equilibrio en el que tenemos que trabajar”, expresó el Papa, ante un Congreso en silencio.

“Sabemos que en el afán de querer liberarnos del enemigo exterior podemos caer en la tentación de ir alimentando el enemigo interior. Copiar el odio y la violencia del tirano y del asesino es la mejor manera de ocupar su lugar”, subrayó.

En una de las frases más fuertes del discurso, el Papa afirmó que Estados Unidos sigue siendo “una tierra de sueños” y, al abordar el tema de la inmigración -que genera fuertes disputas en el Congreso-, dijo: “Nosotros, las personas de este continente, no les tememos a los extranjeros, porque la mayoría de nosotros fuimos alguna vez extranjeros”. La mayoría de los legisladores respondió con un fuerte aplauso de pie.

“Les hablo como hijo de inmigrantes”, recordó el pontífice, quien aludió a los extranjeros que en tiempos pasados, “bastantes convulsos y sangrientos”, llegaron a lo que hoy es Estados Unidos, pero afirmó: “Es difícil enjuiciar el pasado con los criterios del presente”.

“Cuando el extranjero nos interpela, no podemos cometer los pecados y los errores del pasado. Debemos elegir la posibilidad de vivir ahora en el mundo más noble y justo posible”, agregó. Y eso se debe hacer “mientras formamos las nuevas generaciones, con una educación que no puede dar nunca la espalda a los «vecinos», a todo lo que nos rodea”.

Luego habló sobre la crisis de los millones de refugiados que huyen de las guerras y el hambre en Medio Oriente, y lo relacionó con los inmigrantes de México y el resto de América que llegan a Estados Unidos.

“Nuestro mundo está enfrentando una crisis de refugiados con una magnitud que no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial. Esto nos trae desafíos y muchas decisiones difíciles. No es esto lo queremos para nuestros hijos. No nos deben sorprender las cifras, sino más bien verlos como personas, ver sus rostros y escuchar sus historias, tratando de responder de la mejor manera a su situación para que siempre sea justa, humana”, dijo al respecto.

“A lo que se suma, en este continente -dijo Jorge Bergoglio- las miles de personas que se ven obligadas a viajar hacia el norte en búsqueda de una vida mejor para sí y para sus seres queridos, en un anhelo de vida con mayores oportunidades”.

“Recordemos la regla de oro: «Hagan con los demás lo que quieran que hagan con ustedes». Tratemos a los otros con la misma pasión y compasión con la cual quisiéramos que nos traten”, destacó.

Los republicanos han intentando bloquear las medidas de Obama en torno a la inmigración, incluyendo una orden de noviembre que derogaba la amenaza de deportación para millones de extranjeros ilegales.

El papa Francisco también habló de otra de las reformas que el Partido Republicano mantiene bloqueada en el Congreso: la restricción al acceso a las armas, en un país donde la Constitución avala el derecho a la tenencia de armas y donde hay un importante lobby en favor de la venta libre.

“Estar al servicio del diálogo y la paz significa estar determinado a minimizar y en el largo plazo poner fin a los muchos conflictos armados que hay en el mundo”, dijo el Papa, después de celebrar el acercamiento de Estados Unidos con Cuba -que él mismo promovió- y el acuerdo nuclear con Irán, “que ayudan a superar las históricas diferencias ligadas a dolorosos episodios del pasado”, dijo el pontífice.

“Aquí tenemos que preguntarnos por qué se están vendiendo armas letales a aquellos que planean generar sufrimientos indescriptibles a personas y a la sociedad -continuó-. Tristemente la respuesta es por lo que todos sabemos: por el dinero. El dinero que está empapado de sangre, a menudo, sangre de inocentes”.

Tras su alocución, Francisco saludó, en español, a una gran multitud desde el balcón del Capitolio, situado al final de la National Mall, la gran explanada histórica del Centro de Washington, donde lo esperaban unas 50.000 personas que siguieron el discurso desde pantallas gigantes.

Desde allí se dirigirá a la iglesia de San Patrick y a visitar organizaciones benéficas de la arquidiócesis de Washington, para luego volar rumbo a Nueva York, donde ofrecerá más servicios religiosos y un discurso ante Naciones Unidas, mañana.

Agencias AP, EFE, ANSA y Reuters






Temas:



Comentarios

Back to Top ↑