Quilmes venció a Bahía Basket en el Polideportivo

adc_-_quilmes_-_bah__a_basket_07_e2_bq

El elenco marplatense venció por 75-68 al visitante y sumó un nuevo triunfo ante su gente. Luca Vildoza fue el máximo anotador del Cervecero, con 19 puntos.

El primer cuarto fue muy bueno para Quilmes, no sólo porque dominó el tanteador, sino porque se hizo dueño del desarrollo del partido, anotando dónde quería, en las manos que quería y llevando el juego dónde lo había pensando. Además su defensa destruyó las intenciones de Bahía que lució muy por detrás del ritmo que impuso el local.

El técnico visitante, Sebastián Ginóbili, percibió rápidamente que el juego comenzaba mal y en apenas dos minutos lo sacó a Vaulet pasándole factura de los primeros 5 puntos de Robinson y con la mecha definitivamente corta un minuto después lo sacó a Johnson por los 4 puntos de Basualdo. En menos de tres minutos (11-2) “Sepo” ya había metido dos cambios por desatenciones defensivas.

Desde allí el juego siguió en manos de Quilmes, aunque mejoró la visita con Ramos y Fjellerup, Clark, Flor y Vildoza tuvieron gol para cerrar el primer cuarto 26-15.

El segundo cuarto fue un empate técnico con ventaja para Quilmes (el parcial lo ganó Quilmes 19-17). La visita logró frenar las herramientas más importante del local y por fin su defensa sacó un rato la cara. No obstante Quilmes mantuvo siempre la diferencia que viajó del 29-19 al 39-29 marcando la paridad.

El partido se puso incluso desprolijo, pero un doble de Eslava y otro de Luca Vildoza con penetración por el eje abrieron la diferencia a 43-29 para que “Sepo” para el juego con un minuto. Vaulet, Blocker y Fjellerup lanzaron tiros que literalmente no le pegaron al canasto. Bahía era una sombra de sus propias ambiciones.

El primer tiempo cerró con ventaja de 13 para el cervecero (45-32) ante un Bahía que no sabía por donde ir, defendía muy liviano y le permitía a rival manejar el ritmo del partido. Quilmes aprovechó todo, tuvo una impecable marca del perímetro rival y ahogó casi todas sus intenciones.

El juego tuvo un vuelco de 180 grados en el tercer cuarto. Con situaciones muy extrañas, como por ejemplo que Quilmes anote solo 4 puntos en todo el segmento. Lógicamente se trato de una mejoría defensiva de Bahía Basket, pero también ayudado por un cervecero que se le apagó el fuego del primer tiempo. Tiró 1/7 en dobles y 0/8 en triples en el parcial. Un combo letal para cualquier aspiración a ganar.

Toda la energía que no puso en el primer tiempo Bahía la tiró en la cancha en ese tercer cuarto. Lucio Redivo dominó a Vildoza en la marca y además se prendió en todo: anotó 13 puntos, 3 rebotes, 3 recuperos y 1 asistencia en el parcial. Fue el motor desde donde la visita tomó impulso para dar vuelta todo. Pasó al frente 47-56 con un extraordinario parcial de 2-24.

Quilmes lucía impotente, sin saber cuál camino lo retornaría al sendero de la felicidad. El dominio de la visita era incluso mental. Lo tenía controlado.

La virtud más grande que tuvo el equipo de Javier Bianchelli para llevarse la victoria fue saber limpiar la cabeza para el tramo final. Hizo borrón y cuenta nueva y recuperó la energía defensiva.

El reingreso de Basualdo, después de un malo segundo y tercer cuarto, fue factor importante. Tanto como la compañía inicial de Merchant (Mérito del técnico que lo pone) que se prendió en todas las ayudas contra Johnson. Después Ivory Clark otra vez saltó al campo con las ganas defensivas de siempre y terminó de cerrar su canasto. Con Ruiz de alero (por un descolorido Robinson) más Flor-Vildoza y a la carga.

Bahía volvió a ser muy rápidamente el equipo anárquico del primer tiempo donde jugó muchas acciones de uno contra uno para tratar de salir del aprieto defensivo. Facundo Corvalán tuvo un partido de bajo vuelo y su equipo lo sintió. Sin un hacedor de juego terminó por buscar soluciones en el 2 x 2 o penetraciones solo balón en mano. Sin poder correr el contraataque, se quedó sin ideas.

Después de remar 10 abajo (49-59) Quilmes pasó al frente 68-67 con un libre de Vildoza y parcial de 19-8 en 8 minutos. Luca se convirtió en un autentico líder del equipo sobre el cierre (9 pts y 3 asistencias, una de ellas mágica) y un Quilmes renovado desde lo anímico y mental superó a Bahía que se fue apagando sobre el cierre.

Terminó siendo una victoria para Quilmes de sumo valor, que ratifica la mejoría defensiva que ostenta desde la gira por el litoral, va cumpliendo con el objetivo de no perder de local y tiene el sexto puesto entre ceja y ceja. Con un equipo humilde, juega mejor y gana, algo que en una liga tan pareja no es poca cosa.

Síntesis

Quilmes (75): Luca Vildoza 19, Eric Flor 7, Tracy Robinson 7, Ivory Clark 11 e Ivan Basualdo 14 (FI) Enzo Ruiz 9, Ariel Eslava 4, Bruno Sansimoni 3, Jeffrey Merchant 2. DT: Javier Bianchelli.

Bahía Básket (68): Facundo Corvalán 3, Lucio Redivo 20, Juan Pablo Vaulet 15, Jamaal Levy 6 y Anthony Johnson 7 (FI). Máximo Fjellerup 9, Jerel Blocker 0, Hernán Jasen 1, Fermín Thygesen 4, Ariel Ramos 3. DT: Sebastián Ginóbili.

Parciales: 26-15, 45-32 y 49-58

Árbitros: Fabricio Vito – Julio Dinamarca

Estadio: Polideportivo “Islas Malvinas”.

Crónica: Pick And Roll -Pablo Tosal








Comentarios

Back to Top ↑