Conceden el beneficio del “dos por uno” al padre Grassi

0000139697

La Cámara de Apelaciones en lo Penal y Criminal de Morón le otorgó el beneficio al condenado por abusar de un menor

La Cámara de Apelaciones en lo Penal y Criminal de Morón le concedió al sacerdote Julio César Grassi el beneficio de la llamada “ley del dos por uno” y recalculó su salida en libertad para agosto de 2026, en lugar de 2028, como estaba previsto cuando fue condenado por abusar de un menor. De esta forma, la Cámara de Apelaciones confirmó el fallo de primera instancia del Tribunal en lo Criminal 1 de Morón y resolvió aplicar los beneficios de una ley que fue derogada por la Corte Supŕema de Justicia de la Nación.

El sacerdote fue condenado a 15 años de prisión por abusar sexualmente del menor conocido como “Gabriel”, a quien cuidaba en la Fundación Felices los Niños que dirigía el cura, en un proceso que duró 11 años, desde octubre de 2002, cuando el caso salió a la luz por una investigación televisiva.

Grassi estuvo en la cárcel desde el 23 de octubre al 21 de noviembre de 2002; luego bajo prisión domiciliaria entre el 7 de marzo de 2012 y el 31 de mayo de ese año y finalmente fue apresado otra vez el 23 de setiembre de 2013 hasta la actualidad, alojado en el penal de Campana.

El cálculo de la pena de 15 años se tomaba a partir de esa última fecha, por lo que el cura tenía como data de su libertad el 2028.

Ahora, la Cámara de Apelaciones computó esos dos períodos en los que Grassi estuvo en prisión sin sentencia, aplicó la ley del dos por uno y la nueva fecha de salida es 2026, un año y nueve meses antes de lo previsto en la condena.

En el 2002 la ley del dos por uno hacía la salvedad de que se aplicaría salvo que la complejidad de la causa hubiese impedido dictar condena en tiempo y forma y mientras el acusado no tenga sentencia firme.

“Esto es un mamarracho jurídico” afirmó el abogado de la víctima, Juan Gallego, quien agregó que Grassi “es reincidente porque tiene una condena por desvío de fondos”.

El abogado puntualizó que, de acuerdo a este fallo, “el poder mafioso y corruptor de Grassi permanece indemne pese a las dos condenas judiciales que lo mantienen detenido en el penal de Campana”.

La condena de Grassi fue confirmada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el año 2013, por lo que a partir de esa fecha quedó firme, luego de 11 años de un proceso que paso todas las instancias judiciales y en el que desfiló un equipo de 25 abogados para defender al sacerdote.

 

(Télam)








Comentarios

Back to Top ↑