Se inició una histórica cumbre entre las dos Coreas

1524788577_084784_1524790295_noticia_normal_recorte1

El mandatario de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, comenzaron una trascendental oportunidad para dejar atrás las tensiones por el programa nuclear tras medio siglo. Se los observó caminando juntos y estrechándose la mano en un espacio desmilitarizado.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, iniciaron la trascendental cumbre que generó expectativas sobre la pacificación de la península, formalmente en guerra entre ambas partes desde hace más de medio siglo.

Los mandatarios se encontraron en la zona fronteriza desmilitarizada un minuto antes de la hora acordada, a las 9.29 de mañana (las 21.29 de este jueves en la Argentina), e intercambiaron varios gestos de cordialidad, según pudo verse en la transmisión en vivo de CNN.

Entre sonrisas y apretones de manos, y en un gesto simbólico acaso fuera de programa, Kim invitó a Moon a caminar unos pasos dentro del territorio norcoreano antes de que ambos se dirigieran al sector surcoreano.

Una vez allí, caminaron escoltados por civiles con trajes típicos y militares con uniformes de gala, luego pasaron revista a tropas de ambos países y más tarde saludaron a los principales colaboradores de cada uno, con quienes posaron para una foto oficial.

Después, Moon y Kim ingresaron en la Casa de la Paz, situada en el lado sur de la aldea del armisticio de Panmunjom, donde el líder norcoreano firmó el libro de visitas.

Finalmente, 15 minutos después del primer contacto, Moon y Kim pasaron a un salón de la Casa de la Paz, donde comenzaron una conversación a solas y luego tenían previsto iniciar las deliberaciones formales junto a sus colaboradores.

Esta cumbre, la primera en 11 años y la tercera en la historia, se concreta luego de semanas de febriles preparativos y fue planificada hasta el más mínimo detalle por las delegaciones de ambos países, cuyo objetivo de máxima es el establecimiento de algún tipo de tratado de paz.

De acuerdo a lo previsto, habrá una reunión matinal y otra vespertina, tras las cuales los dos líderes realizarán un anuncio, cuyo formato dependerá enteramente del “contenido de dicho texto”, explicó la oficina presidencial surcoreana, citada por la agencia de noticias EFE.

Hasta el último momento no se sabrá si Kim y Moon leerán algún tipo de declaración conjunta o si incluso se ofrecerían a contestar a preguntas de los periodistas, lo que sería inaudito en el caso de un líder de Corea de Norte.

Del principio al final de la jornada, cada detalle se ha medido al milímetro, en algunos casos literalmente, como el de la mesa que se empleará en la sala de reunión.

Entre los nueve delegados que acompañan a Kim se encuentran el presidente honorario de Corea del Norte, Kim Yong-nam, y la hermana del líder, Kim Yo-jong, que ocupa el cargo de directora de propaganda y que realizó una histórica visita al Sur en febrero para facilitar el acercamiento.

Seúl designó para su delegación, además de a la canciller, Kang Kyung-hwa, y al titular de Defensa, Song Yong-moo, a figuras que también tuvieron relevancia en todas las etapas de la organización en los últimos meses que facilitó esta cumbre.

La cumbre intercoreana -inimaginable hace apenas un año- será la tercera de la historia, luego de las mantenidas por el difunto líder y padre del actual mandatario del Norte, Kim Jong-il, y los presidentes surcoreanos Kim Dae-jung y Roh Moo-hyun en los años 2000 y 2007, respectivamente.

A pesar de que estas reuniones terminaron en una serie de promesas incumplidas, Seúl y la comunidad internacional viven con optimismo este nuevo encuentro.








Comentarios

Back to Top ↑