Trump y Kim Jong-un iniciaron su histórica cumbre con un apretón de mano

f620x350-181409_212427_15

Los presidentes estadounidense y norcoreano, Donald Trump y Kim Jong-un, iniciaron hoy una cumbre sin precedentes con un apretón de manos y un intercambio de sonrisas en Singapur.

Los presidentes estadounidense y norcoreano, Donald Trump y Kim Jong-un, iniciaron hoy una cumbre sin precedentes con un apretón de manos y un intercambio de sonrisas en Singapur, donde el norteamericano dijo que tendrán una “gran discusión” y su par norcoreano acotó que ambos superaron “prejuicios” para llegar a este punto.

De pie delante de una hilera de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte, los líderes se saludaron calurosamente al comienzo a la primera cumbre entre ambos países, una imagen imborrable de dos mandatarios poco convencionales que abren así un proceso que podría acabar en una histórica paz o elevar el riesgo de una guerra.

Luego del saludo, Trump y Kim pasaron a una sala contigua y celebraron una entrevista a solas de unos 35 minutos, en la que estuvieron acompañados sólo por traductores.

A su término, los mandatarios, acompañados de sus delegaciones, se sentaron frente a una larga mesa, donde intercambiaron las primeras palabras antes de que Trump agradeciera a los periodistas y fotógrafos y les pidiera que se retiraran.

El presidente estadounidense dijo unas palabras a Kim mientras las cámaras estaban encendidas. El líder norcoreano respondió desde el otro lado de la mesa y Trump asentía con su cabeza, con el rostro serio.

El objetivo de la reunión es discutir la posible desnuclearización de Corea del Norte y un fin formal a la Guerra de Corea (1950-1953).

Estados Unidos y Corea del Norte han sido enemigos desde entonces, y la enemistad se agravó cuando el régimen comunista inició un programa nuclear que le permitió realizar seis ensayos nucleares desde 2006.

Antes de su entrevista privada, Trump, sentado junto a Kim en sendos sillones, dijo a periodistas que era un “honor” estar junto a su par de Corea del Norte, que ambos desarrollarán una gran amistad y que su cumbre será “un éxito tremendo”, informó la cadena CNN. “Tendremos una gran discusión”, afirmó.

A su turno, Kim señaló que no había sido fácil llegar a la cumbre, pero que los dos países lograron superar “viejos prejuicios y prácticas que obraron como obstáculos” en su relación bilateral.

Trump llegó primero al hotel Capella de la isla Sentosa de Singapur, tres cuartos de hora antes del comienzo de la cumbre. Kim llegó unos minutos después, en una caravana de autos blindados.

 

Fuente: télam








Comentarios

Back to Top ↑